liderazgo profesional empresas formación cursos

¿El líder nace o se hace? Lo cierto es que no existen muchos líderes de nacimiento. Hay algunas características que se pueden considerar innatas en las personas que llamamos líderes naturales. Por ejemplo, seguro que conoces a alguien con mucha labia y facilidad para conseguir lo que quiere, pero no, eso no es ser un verdadero líder.

La mayoría de las capacidades de un líder hay que trabajarlas y se deben perfeccionar en base a la experiencia. Quizá alguna vez has dudado de tu capacidad de liderazgo pero empecemos por el principio, ¿Qué significa liderazgo?

 

liderazgo profesional empresas formación cursos

Qué es el liderazgo empresarial

Según la Wikipedia, liderazgo es “el conjunto de habilidades gerenciales o directivas que un individuo tiene para influir en la forma de ser o actuar de las personas o en un grupo de trabajo determinado, haciendo que este equipo trabaje con entusiasmo hacia el logro de sus metas y objetivos.” Aunque correcto es en parte limitada esta definición.

El liderazgo empresarial es la capacidad de sacar lo mejor de un equipo de trabajo, consiguiendo compartir una filosofía que les lleve a lograr los objetivos de la empresa de forma coordinada. Es transformar la visión, el objetivo, en realidad y esto a través de una persona que debe gestionar esta labor, que no duda del camino que hay que seguir. Para lo cual, se necesita la figura de un líder.

 

liderazgo profesional empresas formación cursos

Qué es un líder

Tendemos a pensar que un líder es una persona autoritaria que se dedica a dar órdenes, pero eso es una definición errónea. Un buen líder debe ser una persona capaz de sacar lo mejor de sí mismo y de los demás.

Para ser líder es imprescindible tener confianza en ti mismo, ser capaz de detectar las oportunidades que se presentan y buscar las soluciones precisas para cada problema que pueda ocurrir antes de que llegue a producir efectos negativos, coordinando a tu equipo y sacando lo mejor de cada una de las personas que lo forman.

Por tanto, si quieres ser un líder de verdad necesitas dominar ciertas características para poder llevar a cabo esta labor. Aquí te mostramos las principales.

 

Características para ser un líder empresarial

 

Visionario. 

Algo imprescindible es tener la capacidad de anticiparse. Ser capaz de hallar nuevas oportunidades y saber aprovecharlas, pero también detectar los problemas y actuar antes de que sea demasiado tarde.

 

Con coraje. 

No te puedes hacer pequeño ante dificultades o problemas, centra tu energía en buscar soluciones a ellos.

 

Buen orador. 

Tienes que seducir con tu discurso, saber trasladar tus ideas a los demás, tanto a las personas de tu equipo, tus clientes, proveedores, etc. El fin es contagiar entusiasmo, vender tu idea, tu proyecto, cómo quieres que se desarrolle el trabajo… Tienes que tener capacidad de seducción para que la gente te siga.

 

Buen Negociador. 

Cómo convencer, cómo salirte con la tuya, cómo lograr que la gente haga lo que tu quieras, empleados, gestión de contratos, etc. Y siempre desde una manera positiva. Un líder no impone sus argumentos, consigue que los demás lo vean como suyos propios, contagia el entusiasmo, la energía propia de su visión a los demás.

 

Dotes de mando. 

Tienes que tener la dosis justa de autoridad, ni un mandón ni un blando. Siempre cuidar las formas, sin perder firmeza en el mensaje a transmitir y siempre con respeto independientemente de la situación. Nunca hay que perder las formas.

 

Exigencia. 

Para con los demás y contigo mismo. Por que cuidado, no puedes pretender ser exigente con tu equipo cuando no eres capaz de tener una gran autodisciplina. Para exigir primero debes dar ejemplo. Puede ser abrumador pero hace que se obtengan los máximos resultados.

 

Honestidad. 

La única manera de que confíen en ti. Tienes que ser coherente con tu sistema de valores, firme en tus creencias. Así das una sensación de seguridad, transparencia, y harás que la gente confie más fácilmente en ti.

 

Predicar con el ejemplo. 

Lo comentábamos antes, no se puede exigir lo que uno mismo no hace. Si exiges puntualidad tienes que llegar el primero a la oficina. Si promueves la transparencia, debes ser el más sincero. Siempre desde el ejemplo.

 

Perseverancia. 

No se obtienen los grandes éxitos de un día para otro. Para ser un líder debes tenerlo muy en cuenta. Ser constante, perseverante, consecuente, ser capaz de ver los resultados a largo plazo y mantener la motivación hasta conseguirlo.

 

Flexibilidad. 

Tienes que ser capaz de adaptarte tanto a las circunstancias que suelen ser cambiantes en el mundo de la empresa, con las personas con las que trabajas, saber qué puede darte cada uno, atender a las necesidades de los demás, desde una manera abierta, flexible y comprensiva.

 

Autodominio. 

Es muy importante, te encontrarás con situaciónes de alto estrés que van a exigir mucha templanza. Si tienes un temperamento muy impulsivo, o te llevas fácilmente por las emociones difícilmente vas a llevar a cabo estas tareas de forma adecuada.

 

Humildad. 

Debes ser humilde, luchar contra el endiosamiento. Es posible que tengas un gran éxito en tu carrera, pero si te vuelves arrogante o pedante vas a causar mucho rechazo en las personas que te rodean. La humildad siempre por delante.

 

Humano y accesible. 

Las personas con las que trabajes tienen que estar contentas contigo, seguir tu ritmo y exigencias. Es importante la empatía,  saber escuchar las necesidades de tu equipo y estar disponible cuando te necesiten. De ellos va a depender en gran parte tu éxito como líder.

 

liderazgo profesional empresas formación cursos

Cómo ser un buen líder

Ya hemos visto las principales aptitudes que deberías tener para liderar con éxito tu negocio, pero por si todavía tienes dudas te mostramos las 8 actitudes que harán de ti el líder que todo equipo querrá tener. Como ya decíamos no es algo fácil de conseguir de un día para otro pero poniéndolo en práctica verás como la percepción que tienen sobre ti como líder aumenta.

 

1. Cumple tus promesas, punto.

Nunca hagas promesas que no estés seguro de poder cumplir. Nada mata más tu credibilidad más rápido que una promesa incumplida o fallar en las expectativas que tienen sobre ti.

A veces mantener las promesas puede ser frustrante, un desafío difícil de cumplir. Mantener el compromiso de cumplir con tu palabra desarrollará tu autodisciplina e integridad. Si consideras que te cuesta, practícalo en casa con tu familia o con tus amigos, con pequeñas cosas y ve aumentando el nivel de responsabilidad.

 

2. Muestra respeto a quienes te rodean (incluso cuando no te apetezca).

Es fácil ser respetuoso cuando trabajas con personas motivadas o con tus mejores clientes. Pero, ¿qué pasa con un cliente que consume tu tiempo (y tu paciencia) con solicitudes poco realistas? O un empleado que ha llegado tarde, ¿otra vez?

El auténtico respeto no depende de que la otra persona haga algo (o no lo haga). Significa reconocer que todas las personas son dignas de ser respetadas. Incluso personas que te vuelven loco o que no han hecho nada para ganarse tu respeto. Significa tratar a las personas de una manera que preserve su dignidad.

Cuando muestras respeto por todas las personas con las que interactúas, favoreces que se cree un ambiente más amable que mejora la comunicación y la productividad. Anima a tus empleados a tratar a los clientes y compañeros de trabajo con el mismo respeto que han visto en ti. Da ejemplo.

 

3. Comunícate (de una manera que no solo informe, sino que inspire)

Los buenos líderes saben que la comunicación clara y concisa es importante para evitar conflictos y crear expectativas. Pero los grandes líderes entienden que la comunicación es más que transmitir un mensaje preciso.

La comunicación debe ser eficiente e informativa, pero también puede utilizarse como una forma para inspirar, motivar y persuadir. Cuando se puede comunicar de un modo en que se logra un resultado particular o se toma una determinada acción, es cuando se muestra el verdadero impacto de la gran comunicación.

Dwight Eisenhower, expresidente de los EEUU, decía “El liderazgo es el arte de conseguir que alguien haga algo que tu quieres y que lo haga porque quiere hacerlo.

 

4. Sé generoso (con tu tiempo, tu apoyo y tu responsabilidad).

Cuando pensamos en ser generosos, solemos pensar en dinero, de mantener contentos a los empleados dándoles regalos, bonos y pagos regulares. Y aunque es cierto que es un tipo de generosidad, hay muchas otras maneras de serlo.

La verdadera generosidad va de ser liberal con elogios y apoyo. De darles a los empleados el mérito apropiado cuando tengan una gran idea, de ser amable con las personas que cometen errores. También puede significar ceder el control, delegar y dar a los que te rodean la oportunidad de asumir una responsabilidad mayor.

Ser generoso implica dar sin pensar en lo que alguien puede hacer por ti a cambio: Escucha con respeto cuando otros hablen. Dales tu tiempo y energía a los demás, permite que los demás se salgan con la suya si tienen razón, haz las cosas por otras razones que no sean tus propias necesidades.

 

5. Expresa tu pasión

Así es como se expande la pasión en otros, la verdadera pasión es contagiosa. Cuando estás entusiasmado con lo que haces, tu entusiasmo no puede evitar contagiar a quienes te rodean. Pero ser apasionado por algo no es suficiente, debes expresarlo con tu entorno.

Cuando tu equipo sienten que tienes una pasión profunda y duradera por lo que haces, tienen la sensación de que lo que hacen vale la pena, que todos estáis en el camino hacia algo grande.

 

6. Sé humilde (que no quiere decir ser un mindundi)

Ser humilde en tu trabajo no significa no ser reconocido por tu trabajo o ideas, o dejar que otros pasen por encima de ti. Significa asumir la responsabilidad de tus errores y reconocer cuándo tus seguidores o tu equipo de trabajo pueden hacer algo mejor que tú.

Crecer y aprender a menudo implica fracaso y puede ser vergonzoso, pero los líderes que pueden superar sus miedos y transmitir sus sentimientos mientras trabajan a través del incierto camino del crecimiento interno serán vistos de manera más favorable por los demás.

 

7. Sé determinante (y asume las responsabilidades de tus decisiones)

Los grandes líderes toman decisiones difíciles y luego asumen la responsabilidad de los resultados de esas decisiones. No importa lo cuidadosamente que se analice una decisión y pese a los resultados, es inevitable que se tomen malas decisiones y alguien tiene que rendir cuentas de ellas.

Un líder digno de ser seguido no tiene miedo a tomar estas decisiones, y sabe que evitar el riesgo también significa perder grandes oportunidades potenciales.

 

8. Mostrar coraje (incluso cuando tienes miedo)

Todos los líderes se asustarán de vez en cuando, temen el riesgo, el fracaso y la competencia. Pero los líderes inspiradores siguen adelante a pesar de este miedo, y muestran coraje ante la adversidad.

Los líderes valientes saben que no son nada sin su equipo y están dispuestos a admitir que no lo saben todo. Entienden que a veces sus decisiones no serán a gusto de todos y, sin embargo, eligen liderar independientemente.

 

liderazgo profesional empresas formación cursos

Me imagino lo que estarás pensando ahora. Ser un verdadero líder es una responsabilidad muy compleja, y no te falta razón. No es algo que surja de hoy para mañana, pero precisamente por eso el tiempo apremia. Es muy importante una buena formación que te lleve a ganar esas aptitudes y actitudes que harán que llegues a ser el líder que merece tu empresa.

En Level UP tenemos una formación especialmente diseñada para empresarios, autónomos y emprendedores en la que trabajamos el desarrollo de liderazgo. Trabajamos un cambio personal y profesional, porque todo cambio en tu empresa debe empezar desde ti mismo. Te mostramos qué técnicas usan los negocios que destacan, profundizamos en la mente subconsciente y eliminamos los pensamientos que nos impiden ver la situación real.

Todo ello con un fin, dar un salto comunicacional y dirigirte hacia el liderazgo que tu empresa necesita. Infórmate de nuestros próximos cursos o ponte en contacto con nosotros.

 


X