ventas emprender empresarios desarrollo autónomos pymes cierre

 

Apúntate esto: si acortas el tiempo necesario para cerrar una venta, el crecimiento de tu negocio será exponencial. Te mostramos algunas de las estrategias más útiles para cerrar ventas más rápido.

La forma en que los consumidores toman decisiones de compra cambia constantemente. El comercio online, por ejemplo, ha supuesto una revolución que no muchas empresas han sabido aprovechar. El problema es que ya no es una cuestión de aprovechamiento: o te adaptas o estás fuera.

Es por eso que es importante revisar nuestra estrategia de ventas de forma periódica para que esta sea lo más óptima con respecto a la forma que tienen nuestros clientes de consumir nuestros productos o servicios.

Esto requiere una planificación cuidadosa, pero afortunadamente, con una estrategia sólida puedes asegurarte que tu empresa se adapte al cliente y cierre más ventas.

A continuación te enseñamos estrategias para ayudarte a cerrar más ventas más rápido.

1 Créetelo tú primero

Lo más importante para vender más en menos tiempo no es ni el producto o servicio ni la persona a quien pretendes vender, sino que parte de ti mismo y tu forma de pensar. Si no estás completamente seguro y tranquilo, no podrás convencer a nadie para que te compre nada.

Si quieres que los demás crean en tu producto, cree en él tu primero. Ten una actitud positiva y piensa que todos tus posibles clientes estarán interesados en tu producto. Debes estar preparado para recibir muchos “NO”, y solo entonces será cuando lleguen los “SI”.

 

2 Sé auténtico 

Un cliente puede sentir si estás siendo sincero durante el proceso de venta. Es decir, ya no es solo que parezcas seguro y creas en lo que vendes, es transmitir que te preocupas por tu cliente y su beneficio y no solo por cerrar una venta.

Tener una discurso muy calculado puede hacer desconectar a las personas. Sin embargo, recuerda que no es malo prepararse una negociación. Eso nos lleva al siguiente punto.

 

3 Ensaya, pero no memorices

Estar bien informado sobre tu producto o servicio transmitirá seguridad y confianza y hará que aumente las posibilidades de éxito.

Lógicamente si sabes de lo que hablas, se te notará tranquilo, con autoridad y determinación. Sin embargo, tan grave es no estar preparado ante posibles preguntas, como parecer que estás soltando un rollo de memoria. Nunca, nunca, nunca, sueltes las especificaciones en modo robot, eso mata cualquier venta.

4 Interactúa con tu cliente

En las ventas uno de los puntos que más influye es el factor emocional. Crea lazos con tu posible cliente, genera empatía, pregúntale por sus necesidades, sus gustos, sus preocupaciones. Cuanto más cercano se sienta a ti, más lo alejarás de una posible competencia fría.

Esto implica que aunque vengas con la idea de explicarle todas las bondades que tu producto o servicio pueda hacer por él, debes mantenerlo en un segundo plano. Deja que se exprese, que sea un diálogo y no un discurso de venta.

 

5 Adáptate a sus necesidades

Aunque vendas siempre lo mismo, tus clientes muy posiblemente no tendrán las mismas necesidades, con lo que debes adaptar cómo comunicas a la persona a la que te diriges.

Si vendes móviles, por ejemplo, una persona joven preferirá conocer las novedades con respecto a modelos anteriores, las especificaciones más punteras, etc. Sin embargo, una persona de edad avanzada querrá saber las facilidades de uso que ese móvil puede ofrecerle.

 

6 Crea sentimiento de urgencia

Añade un límite de tiempo para adquirir el producto o servicio y así incentivar que se cierre la venta. A veces los potenciales clientes necesitan un empujón que les lleve a tomar la decisión y así evitar el: “Me lo voy a pensar”.

Ya sea mediante un descuento o un complemento adicional gratis, hazles sentir que se encuentran ante una oportunidad única. Esto no quiere decir que tengas que estresarlos, simplemente trata de darles un pequeño incentivo extra por el cual tu producto o servicio se convierta en una ocasión perdida si no lo adquieren.

7 Conoce a tu competencia

Hay un dicho que dice “Ten a tus amigos cerca y a tus enemigos aún más cerca”. Si lo aplicamos a los negocios, conocer bien a tu competencia te hará tener una ventaja sobre ella. Sobre todo en los tiempos que vivimos, que tus clientes habrán comparado opciones y debes estar preparado a las posibles alternativas que hayan encontrado a lo que tú ofreces.

Conocer las áreas en las que eres más competitivo que tus competidores puede contribuir a generar un mayor número de ventas. Todo es cuestión de tener una buena preparación previa. Investiga y asegúrate de anotar algo que estás haciendo que tu competencia no hace. Este suele ser uno de los puntos clave que más ventas genera, por lo que no debes ignorarlo.

 

8 La venta no termina al pasar por caja

Entre los momentos más cruciales a la hora de hacer una venta, y que la mayoría suele descuidar, es precisamente cuando esta ya se ha realizado.

El trato posterior debe ser impecable. Procura estar disponible si tiene dudas, si necesita un cambio, ayuda técnica, etc. Si hay algún problema, busca la solución más beneficiosa posible, es determinante de cara a crear una buena impresión y que te recomiende. Si lo consigues, no solo estarás manteniendo un cliente, sino que harás que lleguen más gracias a él.

A veces nos frustramos a la hora de hacer un proceso de venta y no sabemos en qué estamos fallando. Estos puntos te ayudarán a optimizarlo, pero está en ti conocer los detalles.

Evalúa constantemente tu estrategia. Piensa cuáles son los motivos que hacen que no se llegue a terminar una venta, prueba nuevas fórmulas, investiga qué hacen otros y nunca dejes de innovar. Diferenciándote arriesgas, pero ya se sabe que quien no arriesga… no vende.

 


X