Estás despedido. ¿El motivo? La cena de empresa.

Es habitual, por no decir casi obligatorio, que todos los años se celebren las cenas de empresa. Estas cenas son un momento de diversión junto a tus compañeros y jefes y donde el alcohol, la comida y las risas son los protagonistas.

Sin embargo, la situación puede que se “vaya de madre” en ciertos momentos. Las risas y la diversión se pueden convertir en alguna situación de desenfreno y el resultado de esto sea algún momento que arruine la noche.

Desde Level UP no queremos que nada se descontrole y por eso, os traemos las recomendaciones de Legálitas, especialista en servicios de asistencia jurídica y seguros de defensa jurídica para particulares, autónomos y pymes, el cual, ha advertido sobre una serie de situaciones que podrían acabar en despido disciplinario.

Montar un escándalo, pelearse o insultar a un compañero.

En todas las empresas existen conflictos, eso es una realidad, y estos, sumados con el alcohol y un ambiente distendido, podrían manifestarse de “forma más intensa”.

Aunque el ambiente de la cena sea de celebración, no des rienda suelta a tu lengua y gastes alguna broma “desafortunada” hacia alguno de tus compañeros o superiores.

Sobrepasarse con ciertas bromas o comentarios hacia otros compañeros o incluso el llegar a una agresión física puede ser considerado un motivo de despido. Aunque por lo general este despido debe estar fundamentado con precedentes de este tipo de comportamientos o, en caso de no existir estos precedentes, debe ser en función de la gravedad de los actos en cuestión.

“Beber “un poco” de más:

Las “barras libres” son recibidas siempre con gran alegría por parte de los que somos trabajadores, sin embargo, ¿esto que se suele celebrar puede ser aquello que provoque tu despido?

Pese a poder acabar siendo nombrado “el borracho” de la oficina, para que este despido sea considerado como procedente, esta situación debe darse de manera habitual y repercutir en sus tareas diarias, es decir, ese momento puntual de embriaguez que se puede producir durante la reunión informal fuera del lugar de trabajo no es motivo de despido.

Si no bebes alcohol de manera habitual te has librado, pero ¿has pensado en coger el coche de camino a casa? STOP, no lo hagas, no eres consciente del peligro que corremos los demás si decides coger el coche en estado de embriaguez además de poder sufrir las siguientes sanciones:

  • Si das entre 0,25 mg/l y 0,5 mg/l en aire expirado tienes que pagar 500 euros de multa y pierdes 4 puntos
  • Si das más 0,5 mg/l tienes que pagar 1.000 euros de multa y pierdes 6 puntos
  • Más de 0,6 mg/litro en aire y 1,2 g/litro en sangre un delito penado con prisión de tres a seis meses, multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad; así como la supresión del derecho a conducir de uno a cuatro años.

Vale vale, quizá de estas te libras, pero ¿y si no asistes al trabajo por tu deplorable estado físico o por la conocida “resaca”?

En este caso se debe tener en cuenta que el artículo 58 del Estatuto de los Trabajadores que regula el poder disciplinario del empresario y, también según estén tipificadas en los convenios colectivos el número de ausencias, como faltas leves, graves o muy graves. En función de esto, serán sancionables con amonestaciones, suspensiones de empleo y sueldo o el despido disciplinario, respectivamente. En caso de acumular estas, si puede acabar en despido.

 

¿Y si la fiesta de alarga y acudes borracho al trabajo? Obviamente no hace falta aclarar este punto. En caso de acudir a la oficina “con unas copas de más” puede ser considerado una falta gravísima y en caso de repercutir negativamente en el desempeño del trabajo, acabar en despido.

Por último, mucho ojo con los selfies y las fotos de “la reunión” que compartes públicamente.

No hay nada más habitual en la actualidad que el compartir imágenes de una “reunión de celebración” con amigos, compañeros o incluso tus jefes. Ahora bien, ¿esto puede repercutir negativamente y acabar en un despido?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que hay que tener el consentimiento de la persona en cuestión antes de publicar o compartir contenido de otras personas en RRSS. Se puede entender que cuando una persona posa antes de que le hagan la foto, hay consentimiento, aunque no puede quedar del todo claro.

Este consentimiento es revocable. Es decir, si esa persona te pide que no quiere salir pese a que al principio diese su consentimiento, deberíamos eliminar el contenido.

Diferente sería que se publicasen vídeos de algún compañero de trabajo cometiendo actos violentos o insultando a otros compañeros. Esto sería considerado motivo de despido, no por el vídeo sino por los actos en cuestión.

Además de lo que indica la ley, es conveniente consultar el convenio colectivo de cada compañía para entender con claridad a qué sanciones se enfrentan los empleados de cada empresa y qué faltas se podrían cometer, desde las leves hasta las muy graves, que pueden implicar graves consecuencias, como la suspensión de empleo y sueldo o, incluso, en ocasiones, el despido disciplinario.

Ahora desde el corazón, desde Level UP os recomendamos dejar las copas de lado y disfrutar de la noche con el mínimo alcohol. Y en caso de beber, pues bebed mucho pero no cojáis el coche ;).

Deja en los comentarios si te ha parecido interesante el contenido y qué te gustaría leer en los próximos blogs. ¡Hasta la semana que viene!

PVP: 395 € 189 €
52% DTO por compra online

Descubre una nueva manera de hacer negocios.

PVP: 395 € 189 €
52% DTO por compra online

Una nueva manera de hacer negocios.