¿Cómo vender más sin hablar de tu producto?

Lo que solemos hacer las personas cuando afrontamos una reunión de ventas es hablar de nuestro producto y, adivina qué, esto es incorrecto. Plantéate, ¿te gusta que te vendan? La respuesta es NO.
Los estudios indican que el producto no influye en el resultado de esa reunión de ventas, de hecho, es lo mejor importante. Lo importante es la confianza que llegues a generar con tu interlocutor.
Las personas estamos sobresaturadas de intentos de venta. Prácticamente a cada paso que damos, nos invaden con anuncios publicitarios u otras prácticas de venta, por tanto, lo principal es esa generación de confianza.
Las personas, ante nuevos productos o propuestas generamos un muro, una barrera que rechaza todo esto, ya tenemos de todo esto, no queremos nada más. Si quieres obtener clientes, tienes que concebir a las personas como tal, personas que no quieren que les vendan y personas que no quieren comprarte.
 
Ahora bien, ¿cómo generaremos dicha confianza?
 
Vuélcate con la persona. Haz preguntas, no hables de tu producto. Habla de cosas muy sencillas que todo el mundo pueda contestar. Preguntas como: ¿Qué harás en vacaciones? ¿Qué tal el día?, etc. Este tipo de preguntas encenderán la chispa que necesitamos
Te proponemos que pongas esto en práctica y nos cuentes los resultados comentando aquí abajo.

¿Cómo vender más sin hablar de tu producto?

Lo que solemos hacer las personas cuando afrontamos una reunión de ventas es hablar de nuestro producto y, adivina qué, esto es incorrecto. Plantéate, ¿te gusta que te vendan? La respuesta es NO.

 

Los estudios indican que el producto no influye en el resultado de esa reunión de ventas, de hecho, es lo mejor importante. Lo importante es la confianza que llegues a generar con tu interlocutor.

 

Las personas estamos sobresaturadas de intentos de venta. Prácticamente a cada paso que damos, nos invaden con anuncios publicitarios u otras prácticas de venta, por tanto, lo principal es esa generación de confianza.
Las personas, ante nuevos productos o propuestas generamos un muro, una barrera que rechaza todo esto, ya tenemos de todo esto, no queremos nada más. Si quieres obtener clientes, tienes que concebir a las personas como tal, personas que no quieren que les vendan y personas que no quieren comprarte.
 
Ahora bien, ¿cómo generaremos dicha confianza?
 
Vuélcate con la persona. Haz preguntas, no hables de tu producto. Habla de cosas muy sencillas que todo el mundo pueda contestar. Preguntas como: ¿Qué harás en vacaciones? ¿Qué tal el día?, etc. Este tipo de preguntas encenderán la chispa que necesitamos
Te proponemos que pongas esto en práctica y nos cuentes los resultados comentando aquí abajo.

X