Crear una estrategia no debe ser nunca el primer paso. Esto no es lo que soléis escuchar eh.

Siempre me gusta empezar esta clase de artículos planteándoos una reflexión. ¿Crees que tener una buena estrategia asegura tener unos grandes resultados empresariales? Ya os aseguro yo que no.

Hemos realizado formación para cerca de 40.000 personas y hemos conocido a miles de ellas que hablan de estrategias de marketing, de ventas, de negociación. Y, sinceramente, eran grandes estrategias, aunque con resultados nefastos.

Entonces, si no tienes que fijarte en la estrategia, ¿en qué tienes que centrarte? En tu estado, en la historia que te cuentas.

¿A qué me refiero exactamente con el estado? Es el estado emocional con el que tú te levantas cada mañana, es la fuerza, es la energía… Y, sinceramente, siendo honesto contigo mismo, si tienes una energía de mierda, ¿cómo serán tus resultados? De mierda.

Cuando te levantas por la mañana, ¿te levantas con energía? ¿O te levantas como la gran mayoría? ¿Sientes pereza? Lógicamente, no te culpamos, de hecho, es hasta natural que sea así, ¿pensar en esa gran estrategia cambiará algo? La respuesta es NO.

Ese estado, hay que cambiarlo. Si quieres tener grandes resultados debes cambiar ese estado, esas palabras que te dices a ti mismo. Sabemos que no es sencillo, requiere mucho trabajo y entrenamiento. Os dejamos unos consejos que hemos probado y realizamos para cambiar tu estado cada mañana e ir con la mayor energía al negocio.

  1. Levántate, haz deporte y lee. Puede parecer evidente y, de hecho, ya lo habrás escuchado, pero no hay nada mejor que levantarse, hacer deporte (no es necesario que sea muy exigente) y a continuación dedicarle un rato a la lectura (mínimo media hora). Son ya muy conocidos los múltiples efectos que provoca la lectura en nuestro cuerpo, así que no los voy a explicar. Prueba esta rutina mañanera, trabájala y te volverás adicto.

2. Evita el móvil. Esto también te puede parecer evidente, pero nadie lo hace. Al coger el teléfono móvil estás sometiendo a tu cerebro a un estrés innecesario con emails, mensajes, problemas en el negocio… Dale un respiro.

3. No es necesario subirse al Himalaya con los monjes a meditar. Es suficiente con dedicarle 10 minutos al menos, en un lugar tranquilo y tenue. Gracias a esto conseguirás reducir el estrés y a estar más focalizado por las mañanas.

4. Salta, celebra, baila. Este punto va relacionado con el primero, pero hay que recalcarlo. Actívate, sitúate en un punto de estado óptimo y cómete el mundo.

 

 

¿Piensas que es una tontería? Pruébalo y nos cuentas. OJO, tu estado, la historia que te cuentes puede determinar el resultado de tu negocio.

 

Esto no es lo que soléis escuchar eh.

Siempre me gusta empezar esta clase de artículos planteándoos una reflexión. ¿Crees que tener una buena estrategia asegura tener unos grandes resultados empresariales? Ya os aseguro yo que no.

Hemos realizado formación para cerca de 40.000 personas y hemos conocido a miles de ellas que hablan de estrategias de marketing, de ventas, de negociación. Y, sinceramente, eran grandes estrategias, aunque con resultados nefastos.

Entonces, si no tienes que fijarte en la estrategia, ¿en qué tienes que centrarte? En tu estado, en la historia que te cuentas.

¿A qué me refiero exactamente con el estado? Es el estado emocional con el que tú te levantas cada mañana, es la fuerza, es la energía… Y, sinceramente, siendo honesto contigo mismo, si tienes una energía de mierda, ¿cómo serán tus resultados? De mierda.

Cuando te levantas por la mañana, ¿te levantas con energía? ¿O te levantas como la gran mayoría? ¿Sientes pereza? Lógicamente, no te culpamos, de hecho, es hasta natural que sea así, ¿pensar en esa gran estrategia cambiará algo? La respuesta es NO.

Ese estado, hay que cambiarlo. Si quieres tener grandes resultados debes cambiar ese estado, esas palabras que te dices a ti mismo. Sabemos que no es sencillo, requiere mucho trabajo y entrenamiento. Os dejamos unos consejos que hemos probado y realizamos para cambiar tu estado cada mañana e ir con la mayor energía al negocio.

  1. Levántate, haz deporte y lee. Puede parecer evidente y, de hecho, ya lo habrás escuchado, pero no hay nada mejor que levantarse, hacer deporte (no es necesario que sea muy exigente) y a continuación dedicarle un rato a la lectura (mínimo media hora). Son ya muy conocidos los múltiples efectos que provoca la lectura en nuestro cuerpo, así que no los voy a explicar. Prueba esta rutina mañanera, trabájala y te volverás adicto.

2. Evita el móvil. Esto también te puede parecer evidente, pero nadie lo hace. Al coger el teléfono móvil estás sometiendo a tu cerebro a un estrés innecesario con emails, mensajes, problemas en el negocio… Dale un respiro.

3. No es necesario subirse al Himalaya con los monjes a meditar. Es suficiente con dedicarle 10 minutos al menos, en un lugar tranquilo y tenue. Gracias a esto conseguirás reducir el estrés y a estar más focalizado por las mañanas.

4. Salta, celebra, baila. Este punto va relacionado con el primero, pero hay que recalcarlo. Actívate, sitúate en un punto de estado óptimo y cómete el mundo.

 

 

¿Piensas que es una tontería? Pruébalo y nos cuentas. OJO, tu estado, la historia que te cuentes puede determinar el resultado de tu negocio.

 


X