Seguro que tú también has tenido esa sensación de… este cliente no me va a comprar. Y se te viene a la mente: ¿Qué hago? ¿cómo hago que compre? ¿lo echo? ¿sonrío y me aguanto? …

Te lo decimos ya por adelantado: eres tú quien debe crear al cliente y a la venta perfecta. Tienes que aprender a darle la vuelta a la tortilla.

¿Quieres saber cómo? Pues sigue leyendo este post.

TU CLIENTE COMPRA CON SUS EMOCIONES,

ENAMÓRATE DE ÉL

, sí. Incluso de ese que te hace perder tanto tiempo y dinero. Solo amándole conseguirás darle la vuelta a esa tortilla.

¿Por qué?

Porque son las emociones del cliente las que decidirán si compra o no. Es decir, compramos con los sentimientos, no con la lógica.

Aunque la mayoría piensa que compran razonadamente, están equivocados porque su subconsciente está actuando sin que ellos se percaten.

 

¿Cómo conseguir entonces que el cliente se enamore de tu negocio?

  • Tienes que identificar que uso o beneficio obtiene por consumir tu producto o servicio. Para esto ofrécele un número muy pequeño de elecciones, solo así conseguirás saber qué quiere y qué no quiere.
  • Ofrécele ahora solo ESE beneficio, dale solo UNA OPCIÓN. Solo de esa manera conseguirás que no rechace tu oferta. Si solo le das una opción todos sus pensamientos y todas sus opiniones se centrarán sobre esa opción.

Por esa razón es tan importante que ames a tu cliente, que te enamores de él, que necesitas conocerlo, que te intereses por él y por saber de él. Necesitas que te ame a ti y a tu producto o a tu servicio tanto como tu Smartphone a la batería.

TÚ PONES EL PRECIO EN TU NEGOCIO

Que no te suene a chino. Es normal que al principio tengas miedo y te salgan mil peros, dudas y pensamientos negativos hacia esto. Todos hemos pasado por ese momento de: es que la competencia tiene estos precios, y si les parezco caro y no me compran…

Tranquilidad. Deja a un lado todos esos pensamientos, no llegarás muy lejos si sigues atado a ellos. Llega un momento en el que serás o tú o ellos. Adelántate, se más rápido y elígete a ti.

  • Por lo tanto: tú pones el precio en tu negocio para que cada cliente te salga rentable. ¿Cómo? Incluyendo el concepto TIEMPO en el precio. Debes incluir cada gasto que tu negocio genera al precio final del producto o servicio, incluido sobre todas las cosas TU VALIOSO TIEMPO.

Pregúntate: ¿A partir de cuántos minutos de atención al cliente tu producto empieza a generarte pérdidas?

Bien, cuando lo tengas. Puedes hacer 2 cosas:

  • Fijar un precio elevado con un servicio de absoluta calidad.
  • Fijar varios precios: esto puede ser, un precio estándar y otro ‘’PREMIUM’’. La tarifa estándar incluiría unas características concretas y un nivel de servicio, por ejemplo: una llamada de preguntas, cuestiones, aclaraciones… Y la Premium características superiores.

El mercado no tiene reglas, todo está permitido. Somos nosotros los que por naturaleza tendemos a pensar una y otra vez en lo que hemos hecho el día anterior, el mes anterior, el año anterior…

 

Pero… ¡TACHÁN! Tu hemisferio derecho, donde reside la creatividad y la imaginación, está deseando despertar del letargo en el cual lo estás reduciendo.

 

NO te aferres al negocio que tenías ayer porque ayer te funcionara, eso no significa que hoy ni mañana lo vaya a hacer, EVOLUCIONA Y CAMBIA.

 

 

  • Y si algo tenemos que tener muy claro es que nuestro tiempo es ORO, es lo más valioso que tiene nuestro negocio. Sabemos que te va hacer sufrir y por esa razón tienes que establecer unos objetivos. Es el momento de que fijes esos objetivos para crecer y obtener unos buenos resultados.   

 

¿Te ha parecido útil esta información? Estamos seguros de que sí y de que vas a poner en práctica este conocimiento a la de ya.

 

Ayúdanos compartiéndola en las redes sociales y así muchos otros podrán utilizarla para mejorar la experiencia de sus clientes.


X