¿Cuáles son las cualidades o características que debe tener una persona para conseguir ser un empresario de éxito? Todos los empresarios exitosos de la historia tienen unas habilidades comunes.

¿Quieres saber cuales son? Pues sigue leyendo este post.

Lo primero que debes saber es que el éxito no tiene receta mágica, no aparece o se da porque sí. El éxito viene dado por un cambio, por esfuerzo, por mucho compromiso y por pensar de manera siempre positiva. Y esto únicamente dependerá de ti y del tipo de vida que quieras tener.

Pero lo que si que podemos saber qué características definen a esos profesionales. Si tuviéramos la posibilidad de hacer una radiografía a cualquier empresario de éxito estas serían las partes que encontraríamos:

1. AUTOCONFIANZA:

Son personas que saben lo que quieren y que se creen capaces de conseguirlo. Los procesos empresariales y profesionales se basan en la mayoría de las ocasiones en la confianza, ya sea a la hora de cerrar una venta, negociar, comunicarse, etc…

Sobre esto hay una máxima que debes aprender a partir de ahora: nadie puede confiar en ti más de lo que tú mismo lo hagas.

Todo aquello que estás transmitiendo a tu entorno es exactamente lo mismo que tienes en tu interior. Es decir estás mostrando al mundo lo que ocurre dentro de ti, quieras o no.

Estas personas tienen un gran concepto de sí mismos, por lo que eso es lo que les mostraran al exterior.

»Nadie puede

 

confiar en ti

 

más de lo que

 

mismo lo hagas»

 

  • ¿Cómo puedes tú mejorar tu propia autoconfianza?

Tienes que reprogramar tu mente, suena fuerte sí. Tienes que volverte una persona positiva, con pensamientos y creencias positivas acerca de ti mismo.

 

2. RESPONSABILIDAD

Todos los grandes directivos funcionan, única y exclusivamente por objetivos. Objetivos claros, medibles y limitados en el tiempo. Cualquier gran directivo asume la responsabilidad de los objetivos y funciona solo por resultados. No existen las excusas. No existen las justificaciones. Cualquier conflicto que genere él o su equipo es responsabilidad suya. Tiene la capacidad de superar cualquier obstáculo con el fin de conseguir sus objetivos marcados.

Son personas capaces de asumir los errores y encontrar soluciones para mejorar en cualquier circunstancia.

3. COMPROMISO

Un puesto de dirección supone un extraordinario compromiso y mucho, mucho sacrificio. Son personas que hacen lo que dicen que van a hacer, aunque ello implique sacrificar en ocasiones la vida personal.

Son personas que saben que sin esfuerzo no se puede conseguir el éxito. Deben ser siempre el ejemplo a seguir para el resto del equipo. Este compromiso los lleva a asumir grados de exigencia extremadamente elevados, muy difíciles de asumir mental y emocionalmente para el resto de las personas.

4. COMUNICACIÓN

No tenemos ninguna otra manera de relacionarnos con el mundo que nos rodea, o nos comunicamos o nos comunicamos.

Según la Programación Neuro-lingüística, el proceso de comunicación personal se compone en un 7% por palabras, en un 38% por el tono de voz y en un 55% por el lenguaje no verbal. Esto explica perfectamente la característica número 1, la autoconfianza, la percepción externa que se tendrá de nosotros dependerá directamente de nuestro nivel de autoconfianza.

Esto significa que utilizamos medios verbales y no verbales para comunicarnos con nuestro entorno. Las personas con las que nos relacionamos están extrayendo, continuamente, conclusiones acerca de nuestro estilo comunicativo y de nosotros mismos.

Los grandes directivos son personas capaces de utilizar adecuadamente el lenguaje verbal y no verbal para transmitir sus ideas.

5. LIDERAZGO

Si hay dos características esenciales que definen al líder son: primero, es una persona capaz de transformar sus ideas en acciones y, segundo, es capaz que otras personas le ayuden a conseguirlo.

La habilidad de liderazgo es una habilidad extremadamente valiosa y extremadamente escasa. Y como tal, una habilidad extremadamente bien pagada. Además, contrario a lo que se suele pensar, cualquier persona puede aprender a liderar.

6. SEGUIMIENTO DE INSTRUCCIONES

Quizás esta habilidad puede resultar sorprendente, pero son muy pocos los profesionales que manejan esta habilidad de manera excelente.

¿Crees que los grandes directivos han comenzado su carrera en el puesto en el que se encuentran ahora?

La respuesta es un rotundo no. (Dejamos al lado casos excepcionales)

 

Han ido ascendiendo poco a poco hasta llegar donde están.

¿Qué crees que les ha permitido estar dónde están? Ser capaces de seguir instrucciones, de entender y aceptar los objetivos, normas y procesos que fija la empresa. De hecho, la mayor parte de ellos sigue teniendo un jefe, por tanto, no pueden dejar de desarrollar esta habilidad en ningún momento.

Podríamos hablar de otras muchas características, pero éstas son, en esencia, las más importantes. Con ello no significa que tengas que vivir como un alto directivo. De hecho, no te lo aconsejamos.

Son muy pocos los que le dan a la persona el valor que tiene para la consecución de sus propios objetivos. Pero sí, es importante saber las claves de su éxito y quedarnos con aquello que nos ayude a conseguir el nuestro.

¿Te ha parecido útil esta información? Estamos seguros de que sí y de que vas a poner en práctica este conocimiento a la de ya. Ayúdanos compartiéndola en las redes sociales y así muchos otros podrán utilizarla para mejorar la experiencia de sus clientes.

¿Cuáles son las cualidades o características que debe tener una persona para conseguir ser un empresario de éxito? Todos los empresarios exitosos de la historia tienen unas habilidades comunes.

¿Quieres saber cuales son? Pues sigue leyendo este post.

Lo primero que debes saber es que el éxito no tiene receta mágica, no aparece o se da porque sí. El éxito viene dado por un cambio, por esfuerzo, por mucho compromiso y por pensar de manera siempre positiva. Y esto únicamente dependerá de ti y del tipo de vida que quieras tener.

Pero lo que si que podemos saber qué características definen a esos profesionales. Si tuviéramos la posibilidad de hacer una radiografía a cualquier empresario de éxito estas serían las partes que encontraríamos:

1. AUTOCONFIANZA:

Son personas que saben lo que quieren y que se creen capaces de conseguirlo. Los procesos empresariales y profesionales se basan en la mayoría de las ocasiones en la confianza, ya sea a la hora de cerrar una venta, negociar, comunicarse, etc…

Sobre esto hay una máxima que debes aprender a partir de ahora: nadie puede confiar en ti más de lo que tú mismo lo hagas.

Todo aquello que estás transmitiendo a tu entorno es exactamente lo mismo que tienes en tu interior. Es decir estás mostrando al mundo lo que ocurre dentro de ti, quieras o no.

Estas personas tienen un gran concepto de sí mismos, por lo que eso es lo que les mostraran al exterior.

»Nadie puede

 

confiar en ti

 

más de lo que

 

mismo lo hagas»

 

  • ¿Cómo puedes tú mejorar tu propia autoconfianza?

Tienes que reprogramar tu mente, suena fuerte sí. Tienes que volverte una persona positiva, con pensamientos y creencias positivas acerca de ti mismo.

 

2. RESPONSABILIDAD

Todos los grandes directivos funcionan, única y exclusivamente por objetivos. Objetivos claros, medibles y limitados en el tiempo. Cualquier gran directivo asume la responsabilidad de los objetivos y funciona solo por resultados. No existen las excusas. No existen las justificaciones. Cualquier conflicto que genere él o su equipo es responsabilidad suya. Tiene la capacidad de superar cualquier obstáculo con el fin de conseguir sus objetivos marcados.

Son personas capaces de asumir los errores y encontrar soluciones para mejorar en cualquier circunstancia.

3. COMPROMISO

Un puesto de dirección supone un extraordinario compromiso y mucho, mucho sacrificio. Son personas que hacen lo que dicen que van a hacer, aunque ello implique sacrificar en ocasiones la vida personal.

Son personas que saben que sin esfuerzo no se puede conseguir el éxito. Deben ser siempre el ejemplo a seguir para el resto del equipo. Este compromiso los lleva a asumir grados de exigencia extremadamente elevados, muy difíciles de asumir mental y emocionalmente para el resto de las personas.

4. COMUNICACIÓN

No tenemos ninguna otra manera de relacionarnos con el mundo que nos rodea, o nos comunicamos o nos comunicamos.

Según la Programación Neuro-lingüística, el proceso de comunicación personal se compone en un 7% por palabras, en un 38% por el tono de voz y en un 55% por el lenguaje no verbal. Esto explica perfectamente la característica número 1, la autoconfianza, la percepción externa que se tendrá de nosotros dependerá directamente de nuestro nivel de autoconfianza.

Esto significa que utilizamos medios verbales y no verbales para comunicarnos con nuestro entorno. Las personas con las que nos relacionamos están extrayendo, continuamente, conclusiones acerca de nuestro estilo comunicativo y de nosotros mismos.

Los grandes directivos son personas capaces de utilizar adecuadamente el lenguaje verbal y no verbal para transmitir sus ideas.

5. LIDERAZGO

Si hay dos características esenciales que definen al líder son: primero, es una persona capaz de transformar sus ideas en acciones y, segundo, es capaz que otras personas le ayuden a conseguirlo.

La habilidad de liderazgo es una habilidad extremadamente valiosa y extremadamente escasa. Y como tal, una habilidad extremadamente bien pagada. Además, contrario a lo que se suele pensar, cualquier persona puede aprender a liderar.

6. SEGUIMIENTO DE INSTRUCCIONES

Quizás esta habilidad puede resultar sorprendente, pero son muy pocos los profesionales que manejan esta habilidad de manera excelente.

¿Crees que los grandes directivos han comenzado su carrera en el puesto en el que se encuentran ahora?

La respuesta es un rotundo no. (Dejamos al lado casos excepcionales)

 

Han ido ascendiendo poco a poco hasta llegar donde están.

¿Qué crees que les ha permitido estar dónde están? Ser capaces de seguir instrucciones, de entender y aceptar los objetivos, normas y procesos que fija la empresa. De hecho, la mayor parte de ellos sigue teniendo un jefe, por tanto, no pueden dejar de desarrollar esta habilidad en ningún momento.

Podríamos hablar de otras muchas características, pero éstas son, en esencia, las más importantes. Con ello no significa que tengas que vivir como un alto directivo. De hecho, no te lo aconsejamos.

Son muy pocos los que le dan a la persona el valor que tiene para la consecución de sus propios objetivos. Pero sí, es importante saber las claves de su éxito y quedarnos con aquello que nos ayude a conseguir el nuestro.

¿Te ha parecido útil esta información? Estamos seguros de que sí y de que vas a poner en práctica este conocimiento a la de ya. Ayúdanos compartiéndola en las redes sociales y así muchos otros podrán utilizarla para mejorar la experiencia de sus clientes.


X